T | 926 34 10 01 -  F | 926 34 14 06 -  C | info@ayuntamientotorrenueva.es
El tiempo, Mar 17 de Octubre
Temperaturas
28º  12º
máx/mín (ºC)
Viento

 km/h.
Prob.
precip.

 %
Datos facilitados por © AEMET



Hotel la Caminera

Disfrutar - Tradiciones y costumbres

 - Los Quintos

Con un año de antelación, el alguacil pasa lista a domicilio apuntando a los mozos para que se presentaran a la talla, con vistas a su incorporación al servicio militar al año siguiente.

Los quintos se sentían unidos de alguna forma por el mero hecho de serlo. Y estaba muy asumido el hecho de tener que ir “a la mili”. Llegado el momento del sorteo, los quintos se tomaban una semana de respiro en sus trabajos y se dedicaban a convivir organizando juergas y comilonas.

Y por fin llegaba la fecha del sorteo, que se tomaba con una gran expectación, por la incertidumbre del destino, que podía ser en la península o en África.

Meses antes, las hermanas o novias de los quintos preparaban con esmero la ropa de éstos, con las iniciales del nombre, para que estas prendas no fueran confundidas con las de otros compañeros.

Durante el tiempo que duraba la milicia, las madres, hermanas y novias de los quintos les enviaban paquetes con productos de la tierra para ayudar a la alimentación y buen mantenimiento de estos servidores de la patria. Y como entonces no había Internet, el sistema de comunicación era la tradicional carta. Las madres y las novias se pasaban la semana esperando al cartero para ver si había alguna carta para ellas.

En los últimos meses del período militar, sólo se hablaba en el pueblo de la “licencia”. Y la espera era larga, porque habitualmente siempre se producía unos meses después de que se anunciara. Una vez llegado el militar, ya “licenciado”, todo era alegría y satisfacción.

Es notable destacar que el regreso final de los mozos solía venir acompañado de algún cambio físico, y también se producía un cambio en la personalidad, pues la experiencia vivida enriquecía los conocimientos de estos jóvenes, que probablemente seguirían viviendo en el pueblo durante toda su vida.

En definitiva, la experiencia de haber servido a la Patria era un referente histórico para toda su existencia.